viernes, 27 de octubre de 2017

No sabía qué regalarte...

¿Recuerdas? Pincha

Dentro de mi estudio,
desde el mirador de mi corazón,
echando la vista atrás,
 Sheryl puso el compás
y Sirio no ha dejado de brillar.

El fuego allanó el camino,
nuestras almas se hablaban en cada beso,
y los cimientos se levantaron,
firmes e ingenuos 
sobre verdades del más aquí
y del más allá.

La rueda comenzó a girar,
y vuelta a vuelta,
el ardor fue brasa,
y la promesa, un hogar.

Tú me diste tu yo,
yo te di mi ser,
convirtiendo en vida nueva
un dos,
que tuyo y mío
para siempre nos unió.

Las hojas han caído,
pero la llama crepita sobre la leña,
la sábana cobija el misterio sobre la cama,
sobre el lóbulo resbalan susurros prohibidos.

Octubre 16,
 no sabía qué regalarte
y te di lo mejor de mí,
la luz de mis palabras,
la esencia de mis años,
la realidad de mis sueños,
el sí de mi mano,
el amor de mis versos.

viernes, 13 de octubre de 2017

Imagen

Pincha aquí si quieres conocer la canción que me ha inspirado. (Gif. James R. Eads)

Me abro a ti,
al fluir de tu seducción,
a la energía que exudas,
a la atracción que me lleva a tu poder.

Tu mirada oscura
graba compases lentos en mi piel,
despertando el instinto y el ritmo,
la danza y el deseo.

Suave me despojas de muros de fina tela,
yo respiro,
la expectación crece,
y el silencio cesa
cuando la constelación comienza a girar.

Gravitamos fusionados el uno en el otro,
en un lecho de lenguas de fuego,
rodeados de diamantes como testigos
y una musa de plata que cómplice
se oculta entre velos negros,
para no saber, para no desear.

En nuestro universo blanco,
las fuerzas combaten en un sentido,
no existe el tiempo,
solo un amanecer que despierta despeinado,
y un anochecer que aúlla
entre gotas de escarcha que crepitan. 

jueves, 5 de octubre de 2017

Libre

¿Y si dedicamos el mes de octubre a buscar palabras que griten lo que nuestro corazón no puede?
Libre 
¿Te enteras?
Ni tuya, ni mía.
ni mí, ni su,
ni por mí, ni para ti
no pertenezco,
de quién soy.
De nadie.
Sin cadenas, sin sello,
sin etiqueta, sin precio,
sin límite, sin frontera,
nací fiel,
a qué,
a mí.
Si me respetas,
me ayudarás a gritar
cuando me recubran con muros de piedra negra,
me llorarás.
Si me quieres combativa,
me empujarás a batallar.
Si me amas de verdad,
no me dejarás mirar atrás,
solo me dirás adiós.


sábado, 23 de septiembre de 2017

¿Enemigo?

Sucio, jadeante,
con la piel envuelta en sudor,
sigiloso entre las ramas,
en busca de su presa,
anhelante de piel viva.

Depredador

Hambriento de debilidad,
se viste de sus mejores galas,
engaña a gacelas perdidas,
juega a socorrerlas,
pero la noche la lleva dentro
y la víctima sufre la sed del cazador.

Depredador

Oculta en la cueva
la bestia duerme tranquila,
ella no mata, sobrevive,
espera la hora
y solo ruge cuando el instinto palpita.

Depredadora

Un disparo en el aire,
un eco revelador,
ella despierta tensa,
el olor a batalla alerta sus músculos,
amenazante sale a enseñar su garra sin compasión.

 Depredadora

Otea el horizonte,
silenciosa lo descubre,
ágil la presiente,
divertida lo acecha entre árboles grises,
excitado la advierte entre hojas de seda,
el cielo se nubla y el universo retumba.

Depredadores

Cara a cara,
enemigo frente a enemiga,
el señor de las estrellas detiene el tiempo,
ninguno bajará la guardia,
solo puede haber un ganador.

Depredadores

Comienza la carrera,
la atracción es más poderosa que la razón,
opuestos naturales se desean,
devorar a un igual,
su meta, su destino,
la caza se desata.

Conclusión

Desnudos de violencia,
bajo un cielo estrellado,
una última embestida,
un grito desgarrador
y de repente la caída de los dos.

Una lluvia los envuelve,
saciados se miran,
no hay heridas,
solo sangran orgullo,
reverencia y pasión.
El deseo renace.
Él y ella,
nunca habrá perdedor. 

lunes, 18 de septiembre de 2017

¿Seguro?

Otra prueba que os comparto y que tal vez encaje en mi próxima historia. 
Ideas, ideas y más ideas...💆

"—¿Jugamos? —la miró con picardía.
—Vale ¿y en qué estás pensando? —lo miró divertida a sabiendas que su propuesta podía esconder un reto del que luego quizá se arrepintiera. 
—Te hago una pregunta y tú respondes sin pensar mucho —propuso analizando su reacción.
—¿Solo eso? ¿Así de sencillo? —X nunca ideaba pruebas tan fáciles.
—Me conoces —se mojó los labios y frunció el entrecejo.
—Lo sabía. Don mil caras y sus jueguecitos ingeniosos. Adelante, te escucho —lo observó desafiante.
—Tus respuestas deberán ser escuetas, apenas podrás usar adverbios, pronombres y alguna que otra preposición o conjunción. 
—¿Y?
—Y de una vez por todas me dirás qué somos, qué quieres de mí en realidad —cayó su disfraz y puso las cartas sobre la mesa.
—¿Estás seguro?
—¿Seguro? No, pero ¿me queda otra?
Silencio.
—Comienzo.
Ella no se esperaba esa prueba tan pronto, la había pillado de sorpresa, pero era consciente que más tarde o temprano él le iba a exigir que se aclarase. Era momento de decidirse y no había marcha atrás.
Asintió con la cabeza.
—¿De frente?
—Junto a ti. ¿Por qué? Porque sí, yo, contigo, sin más.
—¿Hasta cuándo?
—Hasta allá; tú, conmigo, ayer y hoy, con todo y a pesar de todo.
—¿Para siempre?
—Sí, y aunque no siempre cerca, nunca lejos, quizá en ocasiones, pero por siempre, nosotros.
—¿Y si...?
—No, jamás...Tú con mi Yo. Yo con ti Tú."
C.I.💋
.

sábado, 2 de septiembre de 2017

Ni tú, ni yo

Yo, una Apolo de líneas imperfectas, forjada en el volcán de algún dios terrenal. Tú, un Dafne de perfil áureo, esculpido por un dios de cincel celeste, me reclamaste y obedecí.
Subí a colinas imposibles, oteé más allá de un horizonte, desplegué las alas, y volé, volé alto hacia ti. 
Y aunque me amabas, te escabullías entre mis dedos como hebras de agua amarga, que al desaparecer no arañan, pero dejan gotas de desesperación.
Yo quise correr, perseguirte más allá del crepúsculo, pero mi sombra no me acompañaba. 
Tú te empeñabas en rodearte de nubes de confusión y yo no lograba alcanzarte.
Los segundos se retorcían en mi contra. El tiempo jugaba a alejarnos, y yo volvía a ser presa de mis llamaradas. 
¿Una señal del final?
Exhausta paré. Miré al frente y nada me acercaba a ti
La rueda de la verdad hablaba.
Entonces lo entendí.
Yo caminaba hacia el oriente en mi paralelo y, por un instante, nuestros ojos se reconocieron. Creímos pertenecernos, pero las señales guiaban tus pasos al oeste. 
Tú no eras mío, ni yo no era tuya. 
Busqué razones, maldije la noche y el dolor apareció.
Deshilé nuestro destino y me ovillé en hilos de tristeza.
Necesité varios otoños para llorarte en un bosque de ramas desnudas y cielos plateados. Pero todo pasó. 
Hoy, sobre una roca del mar que no cruzamos, tan solo queda una inscripción que las olas  un día borrarán: 

"Ojalá hubiese estado en mis manos, pero solo quiso estar en mi corazón."

C.I

jueves, 3 de agosto de 2017

Buscando Palabras

Mis querid@s lectores:

Nueva sección en la que reúno antiguos fragmentos y nuevas prácticas con las que enriquecer mis historias. Al mismo tiempo me pongo al día con Apps para vídeos y fotos también😂 (Appadict😎)
El talento es el punto de partida, pero como se suele decir, si el músculo del talento no se ejercita, va perdiendo cualidades. Escribir lo puede hacer todo el mundo, sin embargo transmitir hilvanando imágenes con palabras es un arte, un trabajo duro que exige de un gran esfuerzo, de una importante formación. 

Leer muchísimo (todo tipo de géneros literarios), investigar y probarse continuamente frente a una hoja en blanco es la base de preparación para el gran objetivo: tu historia.
Yo practico en mis cuadernos, en mi blog, sobre páginas de libros... y si veis mi nueva sección, Buscando Palabras, muchas frases que salen de esos ejercicios las he usado tanto en Talent como en Palabras Impostoras.
Todavía me queda muchísimas cosas por aprender, descubrir y mejorar.
Lo dicho: sin entrenamiento, no hay partido final.